El Pleno del Congreso de los Diputados dio su visto bueno al proyecto de Ley sobre Información no Financiera y Diversidad, tras aprobar algunas enmiendas introducidas en el Senado.

Esta norma, que es fruto de la trasposición de una directiva europea, fija el nivel de información no financiera que deben aportar todas las empresas con más de 250 empleados en materias como remuneraciones, contratación indefinida y temporal o contribución fiscal. Dicha información deberá ser publicada en su web y constar de indicadores basados en estándares internacionales.

También exige que publiquen información sobre su actividad en relación con la discapacidad y la accesibilidad universal, aspectos que han sido reforzados por una enmienda introducida por Ciudadanos en la Cámara Alta, relativa a las acciones tomadas para evitar la discriminación y fomentar la inclusión de personas con discapacidad.

Sin embargo, el Pleno de la Cámara Baja ha rechazado una serie de enmiendas del PP procedentes del Senado, ya que la mayoría de los grupos consideran que reducían el nivel de información exigido a las empresas, algo que la formación liderada por Pablo Casado justificaba para evitar que perdieran competitividad en relación con las de otros países que son menos exigentes en esta materia.

A este respecto, en nombre del PSOE, Patricia Blanquer criticó que las enmiendas presentadas por el PP no atendían al texto consensuado que salió del Congreso y puso en valor el alto grado de acuerdo alcanzado en la Cámara Baja. En cuanto a la ley, valoró su papel para “mejorar la transparencia empresarial” y “el compromiso de las empresas con los grandes retos de la sociedad”.