Este pasado lunes, los diputados socialistas por la provincia de Alicante, Herick Campos y Patricia Blanquer, junto con los Secretarios de empleo e industria de la ejecutiva provincial del PSPV-PSOE, Javier Manzanares y Fuensanta López, se reunieron con la Secretaria General de UGT de la Comarca I’Alacantí-La Marina, Yaissel Sánchez, en la sede de UGT-Alicante y las coordinadoras Yolanda Díaz y Amparo Gómez.

Ambas organizaciones avanzaron en el establecimiento de un contacto permanente con el sindicato UGT para conocer de primera mano la realidad del mercado laboral de la provincia de Alicante, aprovechando además que el fin de semana pasado se cumplía seis años de la reforma laboral. Es por ello que en el encuentro de trabajo se pusieron encima de la mesa las consecuencias de la reforma laboral en la provincia de Alicante, y que, según indican desde las filas socialistas, se concreta en una modificación sustancial de las condiciones de trabajo.

Así, denuncia Patricia Blanquer, diputada nacional y Secretaría de Economía y Sectores Productivos de la ejecutiva provincial del PSPV-PSOE, “se ha abaratado el coste del despido y se ha conseguido que el despido objetivo se convierta en la norma habitual”. Igualmente, ha facilitado, denuncian desde el PSPV-PSOE, “ha facilitado que las empresas puedan tramitar un ERE ampliando el catálogo de causas y eliminando la necesidad de autorización administrativa previa. Sus principales consecuencias, la expulsión de sus empleos a muchos trabajadores que tenían unos salarios consolidados con la menor indemnización posible”.

Del mismo modo la reforma laboral del PP ha permitido que se puedan contratar a jóvenes con un periodo de prueba de hasta 1 año, y que tras dicho periodo puedan ser despedidos sin derecho a indemnización, al tiempo que ha otorgado la posibilidad al empresario de modificar el salario de forma unilateral, amparándose en razones económicas o técnicas, con el único requisito de notificarlo con 15 días de antelación.

Otra de las cuestiones con las que se mostraron muy críticos tanto los representantes del PSPV como de UGT es el hecho de que esta nueva normativa haya desvirtuado la naturaleza de los contratos a tiempo parcial, “al permitir que se pueda obligar a estos trabajadores a hacer horas extra hasta llegar a la jornada a tiempo completo”, a la vez que “ha priorizado el convenio de empresa sobre el convenio de sector lo que en muchos casos, ha supuesto el aumento de la precariedad al debilitar la capacidad negociadora de los trabajadores”.

DEROGACIÓN DE LA REFORMA LABORAL

Frente a este panorama, los socialistas proponen derogar la reforma laboral e incluir en un nuevo estatuto de los trabajadores diferentes cuestiones. “Queremos aumentar el poder de negociación de los sindicatos para que la negociación colectiva recupere la fuerza perdida: este elemento es clave para lograr incrementos salariales en la negociación de los convenios colectivos. En este sentido también es clave volver a la primacía de los convenios sectoriales frente a los convenios de empresa”, apuntan desde las filas socialistas.

Igualmente el PSOE quiere impulsar la inserción laboral de los jóvenes, potenciar el contrato de relevo, regular las prácticas y la figura de los becarios. “Hay atajar los abusos de la contratación temporal, reforzando el principio de causalidad como única justificación de los contratos temporales, elevando las indemnizaciones por finalización de este tipo de contratos, y estableciendo penalizaciones a las empresas que abusen de esta modalidad de contratación”, indicaron.

También creen necesario desde del PSPV-PSOE actualizar la normativa del trabajo a tiempo parcial, logrando la homologación respecto a otros países europeos, así como prohibir que los trabajadores a tiempo parcial puedan realizar horas extraordinarias, y eliminar la posibilidad del pacto de horas complementarias.

Se incluye de igual modo propuestas como el establecimiento de una nueva regulación de las causas de despido colectivo y de despido objetivo individual, especialmente en lo que se refiere a las causas económicas, así como limitar y reordenar los incentivos económicos generalizados a la contratación laboral, sustituyendo dichos incentivos por nuevas políticas activas de empleo.

Por último, dentro de las iniciativa tratadas en la reunión entre el PSPV-PSOE y UGT se encuentra la de proteger los derechos laborales de los trabajadores en las nuevas plataformas digitales y poner fin a la utilización de los falsos autónomos y los falsos becarios, al tiempo que se refuerzan la inspección de Trabajo y Seguridad Social, endureciendo la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social.